EL LAUDODentro del arbitraje presentado por la Compañía Occidental contra el Estado Ecuatoriano en el CIADI, el Tribunal encontró al Ecuador responsable por la violación del Tratado Bilateral de Promoción y Protección de Inversión suscrito entre Ecuador y USA y condenó al Ecuador al pago de una indemnización de mil setecientos sesenta y nueve millones, seiscientos veinticinco mil dólares más intereses.Conformación del tribunal

En su Solicitud de Arbitraje, la OXY nombró al Sr. David A.R. Williams, como su árbitro de parte.
El 13 de octubre del 2006, y ante la falta de nombramiento de árbitro por parte de Ecuador, OXY solicitó al CIADI que nombrase el árbitro y designase un árbitro para que fuese el presidente del Tribunal.
El 25 de enero del 2007, el CIADI nombró al Sr. L. Yves Fortier, en calidad de presidente del Tribunal y a la Profesora Brigitte Stern como co-árbitro.

El Laudo

El 5 de octubre del 2012, un tribunal claramente dividido, emitió el Laudo.

El tribunal concluyó:

1. Que el Contrato de participación establecí­a que Ecuador podía declarar la Caducidad si OXY transfiriera cualquiera de sus derechos a un tercero sin aprobación del Gobierno.

2. Que OXY habí­a transferido tales derechos sin dicha aprobación.

3. Que el Ecuador pudo NO declarar la Caducidad. La explicación para esto proviene de algún principio amorfo de proporcionalidad.

4. El tribunal consideró que habí­a culpa compartida, y que OXY debí­a pagar un precio por los errores cometidos, estableciendo de manera discrecional que este precio era el 25 por ciento del perjuicio que OXY habrí­a sufrido.

El Tribunal concluyó que las Demandantes violaron el Contrato de Participación y la Ley de Hidrocarburos, pero también determinó, paradójicamente, que aunque esta violación exigí­a expresamente la caducidad, la declaración de caducidad fue desproporcionada y por tanto ilegal.

Los daños que emanan de esta singular conclusión son nada menos que sorprendentes:

La mayorí­a del Tribunal, conformado por el Presidente Fortier y el árbitro Williams, fueron incluso más lejos: incremento de la indemnización en otros 943 millones, dado que la transferencia fue ilegal, y por lo tanto, debería declararse nula, el 40 por ciento de Alberta se devolverí­a a OXY, quien entonces tendrí­a derecho al 100 por ciento de la indemnización por daños.

En respuesta a esta conclusión sorprendente, la Profesora Stern emitió uno de los más firmes voto disidentes en la historia de la jurisprudencia de tratados de inversión.
Con duras criticas a la decisión de la mayorí­a, la Profesora Stern usó el lenguaje exacto tomado de la Convención que exigirí­a la anulación del Laudo:

En mi opinión, existen dos fundamentales aspectos cuestionables en el enfoque de la mayorí­a con respecto a la cuestión de la efectividad del Contrato Farmout: el primero es el análisis de la cuestión de la efectividad de una actuación legal de acuerdo a la ley ecuatoriana, la cual se basa en una total falta de razones, con la consecuencia de que no pude seguir el razonamiento del punto A al punto B. El segundo, el cual en mi opinión es incluso una cuestión más grave, es el manifiesto exceso de poder del Laudo, que anula un contrato concerniente a una compañí­a que no solo no era una parte del arbitraje, sino que, más que nada, – incluso si hubiera sido una parte no podí­a ser considerada por ser una compañía China, como un inversionista sobre el cual el Tribunal tuviera jurisdicción de acuerdo al TBI entre los Estados Unidos y Ecuador.

En el laudo el Tribunal se excedió de manera manifiesta en el ejercicio de sus competencias, sus decisiones fueron tomadas sin motivación o con motivación insuficiente o contradictoria y se violaron reglas fundamentales del procedimiento, causales que, según el propio Convenio CIADI, sustentan un pedido de nulidad de un laudo.

Ecuador presentó una solicitud de anulación el 9 de octubre de 2012, la misma que fue registrada por el CIADI el 11 del mismo mes y año. El Comité que conoce el proceso ratificó la suspensión de manera unánime, mediante decisión de 30 de septiembre de 2013, ante el intento de Occidental de levantar dicha suspensión.

La audiencia sobre la fase de anulación se llevó a cabo del 7 al 10 de abril de 2014 en Paris, al final de la cual el Comité declaró cerrado el procedimiento.

Se espera decisión final.

Esta es la historia de la defensa legal de una decisión soberana, que no hizo otra cosa que aplicar la ley y el contrato. Es una historia que los ecuatorianos debemos conocer. Actuamos bajo la ley y nos defendimos bajo el amparo del derecho. Cumplimos con nuestra responsabilidad histórica. Solo queda la justicia y aún es posible obtenerla